En este momento estás viendo Realiza la ruta de los conventos con punta de partida Mérida

Realiza la ruta de los conventos con punta de partida Mérida

Visitar Mérida es una excusa perfecta para recorrer sus cercanías. La Ciudad Blanca puede conocerse en 3 días, pero si cuentas con más noches reservadas en los hoteles en Mérida, recorrer los pueblos alrededor será la solución.

La ruta de conventos es una alternativa para conocer otra parte de Yucatán. Si bien está zona del sur de México es reconocida por sus paradisíacas playas, la construcción colonial y vestigios de la cultura maya enriquecen el recorrido.

Por ello, en el siguiente artículo, vamos a ayudarte a que tomes de punta de partida Mérida y puedas aprovechar al máximo los hoteles en Mérida para hacer la ruta de los conventos comenzando por una noche de relajación en Künük.

¿Qué es la ruta de los conventos de Yucatán?

La ruta de los conventos de Yucatán es un recorrido por diferentes pueblos del sur de Mérida. El objetivo de esta ruta es conocer las iglesias construidas por los misioneros españoles de la época colonial. Si bien es más habitual recorrer los distintos cenotes de la península durante la estadía en los hoteles de Mérida, este trayecto queda perfecto para finalizar tu viaje en Bacalar.

Izamal, el comienzo de la ruta de los conventos

Izamal es el punto de partida para la Ruta de los Conventos. Se encuentra a 67 km al este de Mérida. Dentro de este pueblo mágico hay mucho por conocer, por ejemplo, los restos de tres pirámides de la época maya, así como el Convento con el atrio más grande de Latinoamérica.

El Ex Convento de San Antonio de Padua está pintando de amarillo, el color predominante en todo el centro de la localidad. Se terminó de construir en 1562 sobre un templo maya, y se reutilizaron las piedras para su edificación. En el siglo XVIII se renovó su fachada.

 Esta ciudad también es conocida como la ciudad amarilla y tiene el título de pueblo mágico por su combinación entre la cultura maya, la colonial y la cultura actual mexicana. Visitarla significa disfrutar más de la gastronomía yucateca y ver ciudades mágicas.

Además del convento, en Izamal puedes visitar la pirámide Kinich Kak Moo. Esta se considera que es una de las pirámides más grandes de México. En la ciudad puedes encontrar cinco pirámides, entre ellas también se encuentra la de Itzamatul.

Acanceh

La segunda parada puede ser Acanceh. Del mismo modo que en Izamal, la época colonial se difumina con la prehispánica. La mejor parte del recorrido de los conventos es que puedes visitar tanto monumentos arqueológicos como: Canicab, Poxilá y Ekmul; en el caso de Acanceh, como los cenotes y grutas que se encuentran a su alrededor.

Tecoh

El convento de Tecoh es dedicado a la Virgen de la Asunción y está edificado sobre una pirámide maya. Es muy habitual que los colonizadores construyeran sobre templos de la cultura conquistada, esto con el fin de atraerlos a estos centros de adoración.

La iglesia de este convento posee muchas piedras labradas, un bonito altar y un interior lleno de pinturas. Podrás disfrutar de la comida local en el mercado y el palacio municipal es un buen lugar para conocer.

Chumayel

Esta localidad tiene un arco de estilo medieval que te da la bienvenida. En Chumayel se encuentra el Templo de la Purísima Concepción levantado durante el siglo XVI. Es un ejemplo de la arquitectura religiosa medieval llevada a la Península por los primeros colonizadores. Algo destacable es que en su interior se halla un Cristo tallado en madera negra.

Teabo

Aquí visitarás el convento dedicado a San Pedro y San Pablo, construido en el siglo XVII. En su interior se encuentra un retablo con dos columnas cariátides y la capilla de indios del año 1617.

Maní

Una de las últimas paradas de la ruta de los conventos es Maní. Este es un pueblo verdaderamente mágico, especialmente cuando el sol se está poniendo. El convento para visitar es el de San Miguel Arcángel, uno de los más bonitos del recorrido.

En este convento se quemaron todos los documentos mayas para convertir a los indígenas al catolicismo. No obstante, después de hacerlo, el Fray Diego de Landa empezó a anotar todo lo que podía recordar.

Ticul

Esta localidad es un lugar perfecto para dormir. Hay muchas actividades durante la noche y al día siguiente podrás hacer la ruta Puuc o visitar las grutas de Loltún. En esta parada se visita el exconvento y parroquia de San Antonio de Padua. Del mismo modo que Izamal, es la población de mayor tamaño de la ruta.

Comienza la ruta en Mérida

Si bien Mérida no forma parte de las paradas de la Ruta, es el lugar clave para comenzar el recorrido. En principio porque es la ciudad mejor comunicada con el resto de la ruta y porque la oferta de hoteles boutique en Mérida.  Künük es uno de ellos, lo puedes encontrar en el centro histórico, a unas cuantas cuadras de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Si quieres emprender esta ruta o cualquier otra que ofrece Yucatán, no olvides reservar en Künük, uno de los mejores hoteles en Mérida. Escríbenos un correo a reservaciones@kunukhotel.com para más información.